enero - 31 - 2018

Hoy me toca escribir el post más triste en diez años que llevo transitando entre palabras el encuentro con quienes lo leen, con quienes luchan en contra de la discriminación y buscan la aceptación de quienes son…

Hoy llegué a mi hogar como todos los días después del trabajo y encontré que mi cuadra estaba patas para arriba, se percibía que algo malo había sucedido, policías y ambulancias estaban desparramadas por todos lados y era obvio que la tragedia había pasado por allí…

De repente me enteré que Paola había muerto o mejor dicho decidió morir, a solas, en silencio, no soportó más esta vida y busco una alternativa cruel.

En ese instante sentí que el cuerpo se me rompió internamente, el corazón se me salía del pecho y las lágrimas me brotaron con angustia.

En el caos de tanto dolor me enteré que en su carta de despedida a sus seres queridos había dejado unas líneas para mí, me pedía que hablara de los trastornos de alimentación, de algún modo me pidió que hablara de ella y de tantas Paolas que a diario mueren de la forma que sea porque el vivir les duele demasiado en esta sociedad enferma que las lleva a decisiones trágicas.

Paola era más joven que yo, la conocí desde chiquita y con los años observé una transformación que respeté, pero que no compartía, seguramente ella pensaría lo mismo de mí, sin embargo siempre el respeto nos encontró en la misma vereda…

Era una joven más bien rellenita, absolutamente ella, normal para la realidad que debía transitar, pero con los años su cuerpo se fue achicando, bajó mucho de peso y si bien nunca lo hablamos cara a cara, sufría de un trastorno de alimentación.

Cuando observo sus últimas imágenes me doy cuenta que la enfermedad se había apoderado de ella, y creo que por algo me dejó su mensaje para visibilizar esta temática. 

Ser flaca es el ideal por el que muchas mujeres incluso entregan su vida, ser flaca es ante todo una meta social para ser considerado bello, por ejemplo una mujer gorda como yo soy una afrenta a todos estos estereotipos.

Ser flaca es el objetivo de muchas mujeres que les han hecho creer que si encajan en el molde, si cada día son un poco más flacas, musculosas, curvilíneas serán más visibilizadas, más admiradas, más consideradas en todos los ámbitos y lamentablemente muchas caen en una trampa detestable que pone el sistema,  que las lleva a comer cada día un poquito menos, a contar calorías y a especular con un equilibrio que rápidamente hace caer en el abismo.

Hay tantas Paolas en este mundo que están sufriendo, que han dejado de existir mucho antes de dar el último aliento, que están presas en jaulas que les hicieron creer porque desde chicas escucharon que no estaba bien ser gorda, se burlaron de ella tantas veces, fueron víctimas del desamor de una sociedad vacía que perpetua ideales enfermos y que mata con las imágenes que con constancia vende a través de los medios de comunicación y que penetran de un modo aterrador, porque somos vulnerables y muchas veces caemos en las garras de querer ser funcionales y ahí cometemos el mayor error….

El error nos cuesta la vida, porque hay un momento que pasamos a sostener como verdad la burla, que avalamos sin conciencia que nunca tendremos a alguien que nos ame bien si antes no tenemos el cuerpo “correcto”, autorizamos al resto a opinar de nosotros y nos volvemos parte de esa engaño atroz que lleva a muchas a vomitar, a comer casi nada, a hacer muchas horas a diario actividad física y nunca llegan al peso, nunca se ven lindas, terminan siendo cuerpos esqueléticos, sin fuerza que encuentran un poco más de energía para vivir la tortura cotidiana de tratar de conseguir lo que nunca obtendrán, porque se perdieron a sí mismas, porque se olvidaron de ver su poder interior, porque se amaron poco…

Paola espero que tu despegue de esta tierra te haya dado la libertad para encontrarte con esa luz maravillosa que habitaba en tu ser y que no fuiste capaz de ver…

Ojalá tu vuelo sea libre, despojado de todo el dolor que te causó esta realidad de la que todos hemos sido parte…

Ojalá el amor te envuelva y ojalá puedas ser ejemplo de que amarse poco cuesta la vida, para que muchos otros a través de tu dolor puedan recapacitar y transformar su realidad…

De mi parte sólo me queda pedirte perdón, perdón por no haber hablado, perdón por esta sociedad macabra que seguramente te generó demasiado dolor para que llegaras a esta instancia…

Ojalá tengas paz, la que este mundo no te dio y ojalá puedas perdonarnos a todos que no supimos brindarte la confianza necesaria para ayudar a salvarte…

Vuela libre querida Pao, trascendiste el cuerpo, ya no será tu sufrimiento, el mundo y sus ideas ya no te dañarán…

Descansa en paz y en el amor…

 

Me amo, Te amo…

 

Yo la Más Gorda de Todas

Facebook: Yo la Más Gorda de Todas

Gmail: yolamasgordadetodas@gmail.com

Fanpage: Yo la Más Gorda de Todas

Msn: yolamasgordadetodas@hotmail.com

Twitter: @yolamasgorda

Instagram: @yolamasgordadetodas

Todos los comentarios vertidos por los lectores son responsabilidad de los mismos.

Deja tu comentario