agosto - 29 - 2017

Creen que uno está hecho de teflón, que por más que uno tenga la claridad de su lucha y del respeto hacia uno mismo, no te pasa nada cuando te dicen barbaridades, a veces ni siquiera se dirigen a uno, el tema es que está tan naturalizado hablar porque el aire es gratis que con ello se dice, se proclama y se construye de un modo muy poco feliz para todos…

Cuando hablamos, construimos nuestra realidad, aportamos nuestra visión del mundo, mostramos a los demás desde qué lugar nos paramos y sinceramente debo decir que estoy HARTA de escuchar a las mujeres hablar de que están gordas, hablan mal de sí mismas utilizando este concepto “estoy gorda” y es lo mismo que decir “estoy fea”, a tanto no se animan, por eso dicen estar gordas. 

Se miran al espejo y dicen que les da asco cómo se ven, básicamente se tocan la panza, los rollos son el peor mal que les sucede, antes prefieren cualquier calamidad antes que ser gordas, porque para estas cabecitas lo peor es tener kilos de más…

Critican con una naturalización los cuerpos de las otras, esos que cambiaron, que dejaron de ser flacos, se miran a los espejos y la insatisfacción es la moneda corriente y sobre todo rezan porque sus hijas, no vayan a ser gordas, por eso ante el mínimo aumento de peso las ponen a dietas para que sepan que la vida de una mujer ante todo debe ser flaca.

Asco me da escuchar este tipo de cosas, y en esto de ser políticamente correcta y respetar los distintos pensamientos me callo porque cada uno tiene derecho de pensar como quiera, el tema es que ese tipo de ideas le hacen tan mal a tantos, sobre todo a nosotras, las mujeres…

Es raro que un padre ponga a una hija a dieta, esta tarea la hacen las madres por este modelo de insatisfacción perpetuada en décadas y décadas de construir estereotipos enfermos para encarcelarnos y legarlos en las generaciones siguientes…

Hasta cuando comer algo rico será una actitud de gorda, peor aún hasta cuando las mujeres seguiremos pensando que la simple acción de comer es un pecado, es de “gorda” y hay que tratar de circunscribirse a las mínimas medidas aunque el resto del día se piense en comida, otra actitud de ser gorda, según estas construcciones.

Es hora de modificar nuestras acciones, nuestros pensamientos y sé que suena autoritario mi mensaje, pero el tiempo es ahora, ¿qué tiempo? El de amarse, el de respetarse, el de no agredirse, el de mirarse con afecto y por ende mirar así a los demás… Es tiempo acabar con el flagelo del maltrato hacia nuestro exterior e interior…

Es tuya la decisión de vivir una vida infeliz o ser absolutamente feliz con tu realidad, nada se transforma si no es desde el profundo amor…

Yo la Más Gorda de Todas

Facebook: Yo la Más Gorda de Todas

Gmail: yolamasgordadetodas@gmail.com

Fanpage: Yo la Más Gorda de Todas

Msn: yolamasgordadetodas@hotmail.com

Twitter: @yolamasgorda

Todos los comentarios vertidos por los lectores son responsabilidad de los mismos.

Deja tu comentario