julio - 4 - 2017

Saben que amo viajar y que de cada viaje algo siempre traigo para contar, sin embargo debo decir que en este último sentí una  ruptura mental en mi humanidad y aunque el relato para muchos podrá ser frívolo, quiero que sepan que para mí fue fuerte la experiencia que les relataré.

Mi viaje esta vez fue hacia América del Norte, hacia Estados Unidos, yo tenía expectativa de encontrar ropa porque sé que en cuanto a los talles tienen un avance mucho mayor al nuestro, sin embargo esta vez nada se pareció a lo que me había imaginado, fue mucho más aún.

Esto que escribo lo entenderán quienes no consiguen ropa, quienes se compran lo que pueden más que lo que quieren, los que terminan en lugares que no les gustan pero como hay que vestirse aceptan la triste realidad de comprarse ropa para taparse y si bien yo siempre he luchado contra esto y busco hasta el cansancio algo que me guste, no les puedo negar que cada vez me cuesta más, debido a mi exceso de peso y obviamente al poco mercado que hay para quienes somos gordos, rellenitos o con algunos kilos de más.

En Estados Unidos nunca tuve ese problema, entré a lugares donde ví ropa que iba de un small a 6 o 7xl, eso lo desconocemos acá cuando se trata de marcas importantes, comprobé porque lo ví, porque me cansé, creo que por primera vez en mi vida, de probarme ropa…

Un día entré a un negocio de la marca Lane Bryant, apenas ingresé descubrí a dos mujerones de mi tamaño, a mi me pasaba que siempre me sentía extrañada al poder encontrar ropa, porque mi normalidad era no conseguir, renegar y salir frustrada, sinceramente iba en búsqueda de unos vestidos y cuando me probé el primero tuve ganas de llorar…

Y así como sin poder manejarlo las lágrimas llenaron mis ojos al ver que después de años me podía poner algo bonito, que me hacía sentir bien, que reflejaba en el espejo a  una bella mujer y me costaba creerlo hasta que una de las vendedoras con una enorme sonrisa me consultó si estaba haciendo una buena compra y yo le conté brevemente mi experiencia en mi país, cuando le dije que estaba feliz me dijo choque los cinco y salió sonriendo a atender a otra clienta.

Podrán decir que fue una mera estrategia de venta, seguramente, pero estas mujeres entendían mi cuerpo, porque eran parecidas a mí en su contextura y comprendieron el sentido de mi felicidad al explicarles las dificultades que tenemos las mujeres como yo para conseguir lo que nos gusta y más aún que sea accesible al bolsillo.

Debo decir que me volví impactada de esta línea de ropa, que es una entre tantas, puedo contarles que en muchos lugares compré, yo no era un talle que quedaba fuera de las marcas, es más comprobé que las grandes marcas hacen para todos los tamaños y acá va mi cuestionamiento por qué en Argentina no accedemos a  esa ropa los  gordos. Por qué tenemos que seguir comprando ropa que nos entra, por qué cuesta tanto que todas las marcas hagan para todos los tamaños y cuando me refiero a esto incluyo a todos, porque lo vi y lo comprobé.

No comprendo como en un país con un 60% de problemas de sobrepeso en su población las marcas sigan haciendo ropa para flacos, para ideales en los que sólo muy pocos entran.

El mundo no está hecho de seres de 90-60-90, somos diversos y si les cuesta ver nuestra belleza aunque sea pienses en cuán rentable podría ser para muchos el hacer ropa para todos, les aseguro que se las sacarían de las manos, porque cada vez que voy a un negocio en mi país, lo primero que te dicen es que los talles grandes son los primeros que se venden.

Hoy tenemos la opción de poder comprar en el exterior, pero sinceramente yo deseo que la industria textil de Argentina, los diseñadores, los responsables de marcar tendencias comprendan que todos podemos  vernos bien, que deseamos estar a la moda o vestirnos con  ropa que nos quede bonita y no que simplemente oculte nuestras formas…

No dejo de reconocer que hemos avanzado mucho, pero es una realidad que aún estamos muy lejos de ciertas culturas que han comprendido que todos y todas podemos vestirnos sin límite, sin inhibiciones, dejando de lado los estereotipos que sólo generan discriminación de muchos…

 

Yo la Más Gorda de Todas

Facebook: Yo la Más Gorda de Todas

Gmail: yolamasgordadetodas@gmail.com

Fanpage: Yo la Más Gorda de Todas

Msn: yolamasgordadetodas@hotmail.com

Twitter: @yolamasgorda

Todos los comentarios vertidos por los lectores son responsabilidad de los mismos.

Deja tu comentario