diciembre - 2 - 2015

No vas a saber su nombre, no importa cómo, te puedo decir miles de razones de por qué es bonita, pero no sé si eso es capaz de verlo ella, no creo que le guste que escriba de ella, pero tengo la necesidad de hacerlo, porque al descargar esta catarata de palabras que intentan salvarla del dolor, de algún modo reparo el mío, el propio, de cuando era una adolescente y nada me gustaba de mí…

Sabés corazona, yo crecí creyendo que las miradas no se posaban en mí con amor, tener un metro ochenta es demasiada altura y con mi cuerpo, yo buscaba desaparecer, hay que esconder un elefante en un rincón, yo era maga, lo lograba, me hacía tan silenciosa, que hasta me creía invisible,  sentía que tenía la capacidad de irme lejos, a cualquier lugar donde no se me pudiera atacar. tumblr_lnvfypZe9i1qagaaso1_500

A esa altura de mi vida nadie me molestaba, eso había quedado atrás, pero fue tan fuerte el desamor que me produjeron ciertas situaciones pasadas que yo creía que nadie podía fijarse en mí, que nadie se podía enamorar y había asumido con resignación que esa era mi vida, ser del bando de las “feas”, de las que se conforman con las migajas que quedan de la fiesta.

En ese entonces tenía un peso medio, diría más bien flaca, pero en mi cabeza seguía siendo gorda y bien gorda, no sólo porque me sentía físicamente así, sino que creía en todo lo que implicaba socialmente serlo, resumido me sentía horrible y no hay peor cosa que andar por la vida con semejante mochila a cuestas.

Recuerdo que en ese tiempo me sucedían cosas que a la luz de hoy entiendo como una proyección de mi ser, cuando me sentía muy fea alguien me lo hacía notar, el problema no estaba afuera sino bien adentro mío, y tenía que ver con esta falta, clarita, de amor.

Por eso te escribo hoy, no sólo porque te quiero mucho, sino para entregarte el secreto de mi felicidad actual, la llave para abrir el cofre con la luz que te haga brillar y que precisamente la tenés vos, en la decisión de transformación, precisamente no del físico sino de abrirte hacia el amor propio y tener la suficiente inteligencia para ejecutarlo.

Ya sé que me vas a decir que es fácil decirlo, pero terriblemente difícil ejecutarlo, a la luz de haber caminado un rato más que vos, creo que todo se trata de ser valiente y rebelde, para no aceptar las reglas que te impone esta sociedad que te ha hecho creer que tu cuerpo es malo, es importante cuestionarse lo que nos venden como bello, lo que nos dicen como verdades absolutas.

Cuando digo que nadie es feo, no es una frase hecha, he aprendido a mirar a los seres humanos y sólo son desagradables aquellos que son malas personas. Atrevete  al amor, volvete la reina de la fiesta, no esperes que te pongan la corona, agarrá la vida a besos y declarate dueña y señora de tu felicidad, mostrá con tu actitud que amás tu cuerpo, que nadie te define más que vos, decile al mundo que sos linda, porque lo crees, porque lo sentís, porque cada poro de tu ser estalla de luz…

Sabés una cosa, si uno aprende a amarse desde temprano vive una vida más sana, no le deja como legado a sus hijos la insatisfacción de lo que es, se es feliz con lo simple porque uno valora todo lo que es y lo que te regala el mundo…

Y ahora poné tu mejor sonrisa, corré al espejo a gritarte lo mucho que te amás y salí al mundo, que lo mejor te espera…

Yo la Más Gorda de Todas

Facebook: Yo la Más Gorda de Todas

Gmail: yolamasgordadetodas@gmail.com

Fanpage: Yo la Más Gorda de Todas

Msn: yolamasgordadetodas@hotmail.com

Twitter: @yolamasgorda 

Todos los comentarios vertidos por los lectores son responsabilidad de los mismos.

 

Deja tu comentario